Saltar al contenido

JANETTE NUTIS

Desde muy temprano en mi vida sentí la necesidad de conocerme, de entender mi sentir y el de los demás. Esa creciente inquietud me llevó a estudiar psicología en la UAM Xochimilco. Nunca había sido tan feliz.

Tuve el privilegio de realizar un curso propedéutico en el pabellón de Psiquiatría del Hospital Central Militar. La experiencia fue portentosa, mi antesala a la especialidad en psicoanálisis, que realicé en el Instituto Mexicano de Psicoanálisis, A.C. Llegar a ser psicoanalista fue la realización de un sueño, algo que, cuando leí “El arte de amar” de Erich Fromm por primera vez, a los quince años, me hizo sentir mis primeras mariposas en el estómago.

El entrenamiento para obtener la especialidad en psicoanálisis -en aquella época adscrita a la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México- fue un auténtico paso por la fragua del proceso alquímico.

No fue casualidad que mi siguiente paso en el camino de la auto transformación fuera interesarme por el trabajo con el cuerpo físico y fue así como llegué al Tao.

Buscando un curso de masaje, llegué a un taller de Chi Nei Tsang, masaje taoísta a los órganos vitales. En ese taller hice por primera vez la meditación de la Sonrisa Interior; una emoción indescriptible, mezcla de amor y alegría y también algo de dolor me hizo llorar. Ahí empezó mi Camino en el Tao.

Desde aquel entonces, en 1990, he continuado por esta senda llamada Tao Curativo; he cursado todas las fórmulas, las he impartido a innumerables personas. Obtuve la certificación como instructora en 1998 con Mantak Chia en el Universal Tao Center, en Tailandia, y soy instructora senior desde 2005.

En el camino, he ido desarrollando mi propio estilo terapéutico y de enseñanza. Llevada por mi entusiasmo y pasión por compartir estos inenarrables tesoros, escribí “El camino del cuerpo”, manual de introducción a la práctica taoísta y, recientemente, realicé la traducción de “The Total I Ching Myths for Change”, de Stephen Karcher, porque su versión, que llegó a mis manos en lo alto de una montaña en China, en un momento muy crítico para mí, me hizo sentir, por primera vez, que el espíritu del I Ching me hablaba directamente.

En 2005, fundé Tao Curativo México, junto con un grupo de entusiastas alumnos que querían seguir creciendo en su práctica y formarse como instructores certificados. Desde entonces, he formado varias generaciones de instructores que ahora continúan su propio camino.

Hoy, a trece años de distancia, luego de ofrecer innumerables talleres, asesorías y pláticas, el espacio llamado Tao Curativo México, fiel a su filosofía del eterno cambio, se ha ido transformando y, en la actualidad, es la plataforma personal desde la cual ofrezco mi servicio.

Todos venimos a este mundo con una misión específica, un currículum personal único, una tarea especial dentro de la Gran Obra que somos todos. En el taoísmo, es el Mandato del Cielo, tal como lo explica la astrología Zi Ping; es el destino o mapa de navegación que recibimos al momento de nacer.

He sido bendecida con la sagrada misión de transmitir, impartir y compartir los tesoros de sabiduría de la antigua práctica taoísta. He tenido el honor y el placer de brindar ayuda y orientación a muchas personas a lo largo de mi camino. Estoy aquí para servirte.

Testimonios

error: ¡¡¡ El contenido está protegido !!!